dolor de espalda embarazo primeras semanas

Dolor de espalda en el embarazo durante las primeras semanas

El dolor de espalda en el embarazo es uno de los primeros síntomas derivados del estado de gestación. Para muchas mujeres, es uno de las mayores problemas durante esta etapa. En algún momento de la gestación, se estima que aproximadamente entre el 50 y el 75% de todas las mujeres embarazadas experimentan este síntoma.

Si bien es fácil identificar la causa del dolor de espalda en las últimas etapas del embarazo (sugerencia: culpar al estómago), ¿qué hay detrás del dolor de espalda en el primer trimestre? ¿Por qué se produce y cómo calmarlo?

Dolor de espalda embarazo primeras semanas: por qué se produce

La postura y el torso se desalinean en el embarazo, y con el peso mayormente en la parte frontal del torso, este tira de la espalda. La sensación es muy parecida a si llevaras una mochila en la parte delantera en lugar de la espalda. Esto cambia tu postura y pone tensión en la espalda. En otras palabras, el centro de gravedad cambia.

La falta de sueño típico de la noche es otro factor que produce dolor de espalda en el embarazo. Aunque puedas estar acostada de lado y tratando de sentirte cómoda. el peso de tu matriz podría estar tirando de los músculos de la espalda, provocando dolor.

Tu espalda también debe soportar el peso cada vez mayor del bebé, lo que puede tensar los músculos. Si añades mala postura a la mezcla, el dolor de espalda es esencialmente inevitable. Las mujeres con sobrepeso o que han tenido dolor de espalda antes de quedar embarazadas corren un mayor riesgo de tener dolor de espalda durante el embarazo.

dolor de espalda en el embarazo

Las hormonas y estrés, causas del dolor de espalda en el embarazo

Tus hormonas y cambios en el cuerpo también tienen algún efecto. Tu cuerpo se está preparando para el nacimiento, por lo que algunas de las articulaciones y ligamentos se están aflojando para hacer posible el parto. Todos estos cambios sumados pueden causar dolor de espalda en el embarazo.

Finalmente, el estrés puede contribuir al dolor de espalda en el embarazo. Aumenta la tensión muscular, especialmente en áreas de debilidad. Si las hormonas ya están causando estragos en tus articulaciones y ligamentos, un poco de ansiedad sobre el trabajo, la familia, el embarazo o cualquier otra cosa puede hacer mucho para que te duela la espalda baja, media o alta.

Cómo calmar el dolor de espalda en el embarazo

A medida que tu bebé crece, tu centro de gravedad se desplaza hacia adelante. Por lo tanto, lo más importante es mantener una postura adecuada. Algunos consejos para ello son levantarse derecha, mantener el pecho alto y los hombros hacia atrás y relajados y no bloquear las rodillas. Cuando te pongas de pie, usa una postura amplia y cómoda para obtener el mejor soporte. Si debes permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, descansa en un taburete bajo y tómate tiempo para descansos frecuentes.

Dormir de lado es otras de las formas naturales de aliviar el dolor de espalda en el embarazo. Considera usar almohadas de embarazo o de apoyo entre las rodillas dobladas, debajo del abdomen y detrás de la espalda.

El calor, el frío y los masajes también son técnicas que puedes probar. Si bien la evidencia para respaldar su efectividad es limitada, el masaje o la aplicación de una almohadilla térmica o una compresa de hielo en la espalda pueden ayudar.

Ejercicios para fortalecer la espalda en el embarazo

La actividad física regular puede mantener tu espalda fuerte y podría aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Con la aprobación de tu doctor o tu traumatólogo especialista en columna vertebral, intenta actividades suaves, como caminar o hacer ejercicios acuáticos. Un fisioterapeuta también puede mostrarte estiramientos y ejercicios que podrían ayudar.

ejercicios para fortalecer la espalda en el embarazo

También puedes estirar la espalda baja. Descansa sobre tus manos y rodillas con la cabeza alineada con la espalda. Tira de tu estómago, redondeando la espalda ligeramente. Sostén por varios segundos, luego relaja tu estómago y espalda, manteniéndola lo más plana posible. Trabaja gradualmente hasta 10 repeticiones.

El dolor de espalda en el embarazo es uno de los síntomas que acompañan a la gestación para la mayoría de las mujeres (después de dar a luz vendrán otros, como los cólicos en el bebé). Son muchos los factores que lo pueden provocar, por lo tanto, te será de gran ayuda seguir las rutinas vistas en este artículo para reducir este dolor en la medida de lo posible.