El dolor de rodilla en reposo, sintiendo pinchazos o molestias, no siempre tiene su origen en la misma articulación. En ocasiones el problema sucede en la espalda, más concretamente en la columna. 

Causas más probables

Si se tiene una lesión en la columna, como una hernia, se puede desencadenar ese dolor que puedes estar padeciendo, siendo uno tan persistente que no desaparece ni de noche.

Otra causa, la más común, es la que se denomina tendinitis. Esta dolencia surge por una sobrecarga en la articulación. No hay que olvidar que la rodilla no es más que un mecanismo que articula dos partes de nuestra pierna. Si encuentra problemas para hacerlo, se forzará, se estropeará y causará dolor, advirtiéndonos de que es la hora de visitar a uno de nuestros especialistas.

Aunque se dan muchos casos de deportistas que sufren dolor de rodilla en reposo por una sobrecarga de actividad, también se puede lastimar por un exceso de vida sedentaria. El sobrepeso y no hacer nada para perder kilos, carga a la rodilla con un peso excesivo que no puede soportar, provocando una lesión.

Qué hacer ante un dolor de rodilla en reposo

Hay otros muchos casos por los que se da un dolor en la rodilla, siendo estos los más comunes. Lo que no puedes hacer es confiar en analgésicos y en reposo. Si se ha producido una lesión en la articulación, esta puede ir a más. La única manera de ponerle freno auténtico es:

  • Visitar a un traumatólogo y pedir una valoración clínica.
  • Perder peso y hacer deporte con una mayor seguridad.
  • En caso de que sea estrictamente necesario, pasar por el quirófano.

El dolor de rodilla en reposo no puede ser tomado a la ligera. Sin la rodilla, no podrías caminar. Piensa en ello.

Otros problemas en la rodilla a los que debes prestar atención: