Lesion jugando al futbol traumatologo

Cómo evitar lesiones jugando al fútbol

Las lesiones deportivas provocadas por el ejercicio del fútbol son algunas de las más frecuentes, es por eso que hoy queremos hablaros de ellas y de cómo evitar lesiones jugando al fútbol. El fútbol puede provocar lesiones en las extremidades bajas que te obliguen a acabar viniendo a tu traumatólogo en A Coruña. Los motivos son a causa del uso excesivo de músculos y huesos; sin embargo, no por ello hay que dejar de jugar al fútbol, puesto que es un ejercicio muy completo que favorece el desarrollo de la coordinación y el equilibrio, además de aportar beneficios personajes y psicológicos al tener que desenvolverse dentro de un equipo. Así que disfrutad del juego y si notáis molestias, recordad, dejad de jugar y venid a visitarnos a nuestra clínica de traumatología en A Coruña.

Es importante que sepas cómo evitar lesiones jugando al fútbol antes de practicarlo

Las lesiones jugando al fútbol más comunes son lesiones en la cara o en el cuello a causa de golpes contundentes, el uso excesivo de las extremidades inferiores que pueden originar tanto en una rotura como en un esguince, heridas relacionadas con el juego en dichas zonas y lesiones traumáticas en las piernas e incluso en los brazos si te caes. En todas ellas, la prevención y la precaución son elementos importantes y hasta fundamentales para evitar hacerte daño; por supuesto, si te topas con algún bruto que decida derribarte las posibilidades de sufrir lesiones jugando al fútbol aumentan, pero también ahí se pueden tomar medidas preventivas.

como evitar lesiones jugando al futbol

Muchas de las visitas que tenemos en Traumacor son a causa de lesiones jugando al fútbol

Lo que has de hacer siempre, para no tener que venir a visitar a nuestro equipo de traumatólogos en A Coruña, es precalentar. Realiza una ligera sesión de ejercicios previa a saltar al campo, y juega siempre en terrenos que estén bien acondicionados. La mayoría de las lesiones jugando al fútbol se producen por tropiezos al jugar sobre tierra, en lugares con rocas o con un mal césped. Resulta fundamental que juegues con un calzado cómodo y adecuado y que la pelota sea reglamentaria, porque puede jugarte una mala pasada y llevarte al suelo. Si hace tiempo que no juegas, tómatelo con calma e hidrátate frecuentemente, y lo más importante: si sientes la más mínima molestia deja de jugar.

Consulta con nuestros traumatólogos en A Coruña sin compromiso

Leído aquí parece algo obvio, pero recibimos muchos pacientes en nuestra clínica traumatológica en A Coruña que tuvieron un dolor ligero y siguieron corriendo y forzando el músculo. De todos modos, si al final acabáis heridos, magullados o doloridos, podéis acudir a Traumacor. Nuestro equipo de traumatólogos estará encantado de ayudarte.