Cirugía Hombro
Clínica Traumacor ofrece un servicio médico especializado al más alto nivel en el estudio y tratamiento de las lesiones y enfermedades osteoarticulares del hombro. La dedicación profesional de nuestro equipo médico, avalada por una intensa actividad quirúrgica y una continua presencia en congresos especializados, nos permite ofrecer los más modernos avances diagnósticos

¿Porqué me duele el hombro?

¿Es una tendinitis? ¿Es un problema cervical?  ¿Que dice la resonancia?

Con frecuencia recibimos en nuestra clínica el caso de un paciente con un cuadro de hombro doloroso crónico de varios meses de evolución, tantas veces ya tratado mediante antiinflamatorios e infiltraciones y a quién le han dicho que tiene una tendinitis de hombro o un problema de la columna cervical.

El diagnóstico de tendinitis de hombro viene dado por la lógica médica de que le duele al mover el brazo y de que la radiografía de su hombro es normal, y en principio la tendinitis presupone un curso corto y benigno, con buen pronóstico, pero…en no pocas ocasiones…este cuadro doloroso es persistente…

Entonces se empieza a poner en duda este diagnóstico de tendinitis y el médico ordena otras pruebas radiológicas: ecografía, Resonancia, a veces Tac-scan cuyo resultado puede proporcionar ya un diagnóstico de certeza del tipo rotura de tendón de manguito rotador…pero en no pocas ocasiones…

Estos estudios informan de alteraciones y lesiones frecuentemente múltiples  y en diferentes localizaciones (edema óseo, tendinosis, pinzamiento subacromial, bursitis, lesión de Slap, alteraciones en el labrum glenoideo, etc) las cuales no solo no explican el porqué de los dolores de hombro sino que además generan confusión, sobre todo teniendo en cuenta que se partía de un diagnóstico sencillo de tendinitis.

En este momento es importante conocer la existencia de la llamada DISOCIACIÓN CLÍNICO-RADIOLÓGICA DEL HOMBRO, esto es la frecuente falta de correspondencia entre los hallazgos de las pruebas de imagen (RX, TAC, ecografía, Resonancia) y los padecimientos clínicos del hombro (dolor, limitación de movimiento, déficits funcionales).

En otras palabras, tenemos que saber que existen diferentes patologías dolorosas crónicas del hombro que no tienen reflejo ni son demostrables en las pruebas diagnósticas de imagen, como por ejemplo:

  • La capsulitis retráctil de la articulación glenohumeral

  • La disfunción escapulotorácica, pues ni la ecografía ni la resonancia exploran la función de la musculatura estabilizadora de la escápula

  • La microinestabilidad glenohumeral del deportista

Que en otros casos pueden aparecer alteraciones en estas pruebas y sin embargo el paciente encontrarse completamente asintomático de las mismas, como por ejemplo:

  • La rotura de manguito supraespinoso compensada en paciente de edad

  • Las alteraciones degenerativas en la articulación acromioclavicular, hallazgo frecuente a partir de los 40 años de edad

  • Las lesiones de Slap tipo I y II

Y que finalmente no todos los radiólogos tienen la misma opinión al observar e interpretar las imágenes de la ecografía o la resonancia, con lo que un mismo estudio puede dar lugar a diferentes conclusiones diagnósticas, por ejemplo:

  • ¿Existe pinzamiento subacromial?

  • ¿Roturas parciales de los tendones?

  • ¿Alteraciones del labrum glenoideo?

  • ¿Lesión de Slap?

En definitiva es necesario un enfoque personalizado y experto a la hora de tratar un cuadro de Hombro Doloroso Crónico, con interrelación entre el médico y el fisioterapeuta.

El hombro es complejo

Porque su anatomía es compleja: son 5 articulaciones con sus correspondientes ligamentos, tendones y músculos, etc. , trabajando de manera ordenada para conseguir mover el brazo en los 3 ejes del espacio y llevar la mano a cualquier posición

Porque su función es compleja: podemos lanzar un objeto a 80 km/hora y seguidamente realizar movimientos finos o levantar pesos en diferentes posiciones del espacio

Porque con frecuencia se indican tratamientos médicos con antiinflamatorios e infiltraciones sin una verdadera base diagnóstica

Porque pequeñas alteraciones o lesiones pueden causar cuadros dolorosos e incapacitantes , y su diagnóstico precoz facilita su tratamiento y mejora su pronóstico

Porque existen muchos problemas del hombro que no son detectables en las pruebas de imagen y su diagnóstico se basa en criterios clínicos y de exploración física por parte del médico o del fisioterapeuta

Porque la exploración física del hombro es compleja y conviene que el propio médico sea capaz de efectuar una exploración ecográfica y realizar técnicas de infiltración ecoguiada

Porque los estudios radiológicos (RX, ecografía, TAC y Resonancia) proporcionan mucha información pero tantas veces no se corresponde con la verdadera causa del dolor de hombro: casos paradigmáticos son la capsulitis retráctil o la disfunción escapulotorácica

Porque las indicaciones quirúrgicas deben ser prudentes y realistas, y su evolución, resultados, riesgos y complicaciones claramente expuestos al paciente con el fin de contar con toda su colaboración en el proceso de recuperación

Porque la primera cirugía en el hombro es tantas veces una oportunidad irrepetible, en particular en el tratamiento de las fracturas de la extremidad proximal de húmero o en las reparaciones de los tendones del manguito rotador

Porque la cirugía del hombro es compleja: tanto si se trata de una fractura, una prótesis o una artroscopia, el cirujano debe de tener la suficiente experiencia para poder hacer frente a las dificultades inesperadas y los hallazgos imprevistos.

Porque muchas dolencias del hombro pueden ser tratadas exitosamente de manera conservadora, evitando cirugías innecesarias, como es el caso  de la capsulitis glenohumeral en fase inicial la cual puede malinterpretarse como una compresión subacromial del manguito rotador. La primera puede ser tratada de manera conservadora con medicación y/o infiltraciones y la segunda puede requerir de cirugía artroscópica.

Porque en definitiva el diagnóstico y tratamiento del hombro requiere de supervisión continuada y coordinada entre el médico y el fisioterapeuta.

La tendinitis del hombro

En la opinión general y también entre los médicos está aceptado que cuando una persona tiene dolor al mover el hombro y el estudio RX no muestra lesiones óseas, es que tiene una TENDINITIS DE HOMBRO.

Este diagnóstico es habitual tanto si acudimos a un servicio de urgencias tras caída o esfuerzo como en la consulta médica por presentar dolor progresivo, nocturno, y dificultad para mover el  brazo.

En cualquiera de estas situaciones es conveniente ir más allá del diagnóstico de Tendinitis de Hombro, pues frecuentemente se instaura un progresivo HOMBRO DOLOROSO CRÓNICO. Para ello hemos desarrollado el Algoritmo Diagnóstico de la Tendinitis de Hombro

Algoritmo diagnóstico ''Tendinitis del hombro''

A nuestro juicio,  en función de las características de aparición del dolor de hombro y de la edad del paciente, podemos distinguir diferentes causas en la aparición del HOMBRO DOLOROSO NO FRACTURARIO (el estudio RX no aprecia lesiones óseas) fracturarias ni luxaciones.

  1. Si existe antecedente traumático, sea sobreesfuerzo o caida:

    • En pacientes jóvenes (20-30 años) son frecuentes las lesiones de  subluxación-inestabilidad glenohumeral, esguince acromioclavicular y la contusión en el troquiter

    • A partir de los 40-50 años, debemos pensar en la patología de los tendones del manguito rotador y en las fracturas sin desplazar del troquiter.

    • Un caso especial es la persona de más de 40-50 años que, después de una luxación de hombro, presenta dolor e imposibilidad para la elevación del brazo. Es muy frecuente que haya además sufrido una rotura de los tendones del manguito, enmascarada por la luxación, y que tanto el diagnóstico como el tratamiento se demoren con peor pronóstico.

  2. Si no existe antecedente traumático ni esfuerzo desencadenante:

Puede ser necesaria la realización de estudios de ecografía y resonancia magnética, con el fin de alcanzar un diagnóstico certero y ofrecer así una terapéutica específica, sea médica, rehabilitadora y/o quirúrgica.

Cirugía especializada del hombro

La evolución postoperatoria de estos tratamientos, además de precisar de controles clínicos y radiológicos, requiere de unos consejos específicos que puedes consultar en este enlace: