rehabilitación tenodesis bicipital

Pautas de rehabilitación postoperatoria en la Estabilización Acromio-Clavicular

Una luxación acromioclavicular supone la perdida de estabilidad en la articulación que se refiere a la clavícula. La luxación acromioclavicular puede ser parcial o total y siempre es motivo de urgencia médica. En caso de rotura de músculos, es requerida una intervención quirúrgica con posterior rehabilitación. Te contamos las fases que ocupan que se le suponen a dicha rehabilitación. Nuestro equipo de traumatólogos en A Coruña y de rehabilitación y fisioterapia te guiarán a través de dicho proceso.

Fase 1: 1º a 3º semana postoperatoria en la Estabilización Acromio-Clavicular

Objetivos: reducción del dolor, movilización y coordinación.

Al movilizar, debe evitarse cualquier estímulo doloroso, y de manera general no se debe forzar la movilización, sino que debe realizarse de manera suave y tumbado en una cama/camilla.

En nuestra clínica de traumatología en A Coruña te guiaremos a través de l proceso de movilización pasiva/asistida en flexión, abducción, rotación externa e interna, siempre de manera indolora (durante la 1º semana, flexión máxima de 90º y abducción máxima de 80º). Si se ha colocado una Aguja de K para estabilización acromio-clavicular, no forzaremos la flexión por encima de los 90º hasta su retirada, habitualmente a las 2 semanas de la intervención. Esto lo veremos a la hora de realizar el diagnóstico de dicha estabilización.

Durante estas semanas procederemos a la corrección de la postura de la cintura escapular, sobre todo con control posicional de la escápula (evitando caída hacia delante de hombros, flexión anterior de escápula). Procederemos también a enseñarte cómo realizar ejercicios de penduleo, así como  auto pasivos con elevación del brazo con ayuda de barra.

Realizaremos una masoterapia cicatricial a los 2-3 días de retirar las suturas, es decir, una técnica de masaje para mover el tejido cicatrizar y optimizar su recuperación. Combinaremos la masoterapia con la posterior rransición suave hacia ejercicios de movilización asistidos-activos; suave isometría glenohumeral una vez que nuestros traumatólogos y fisioterapeutas estimen que es adecuado

El paciente portará el inmovilizador de hombro durante 2-3 semanas, pudiendo retirarlo para efectuar su aseo personal y los ejercicios de penduleo y automovilización del hombro, sin sobrepasar los 90º de elevación; asimismo, se indicará la abstención de portar-levantar pesos. La posición óptima y control de la escápula es determinante para la evolución de la terapia y la profilaxis de la recidiva, por ello insistimos en la estabilización escápulo-torácica y el correcto movimiento, sin arrastre.

estabilizacion-acromioclavicular

 

Fase 2: desde la 4º semana postoperatoria en la Estabilización Acromio-Clavicular

Objetivos: movilización total y fortalecimiento.

Comenzamos a realizar en el entorno controlado de nuestra clínica de traumatología el proceso de movilidad indolora tanto pasiva como activa, con mejoría del ritmo escapulo-torácico, y centraje y estabilización glenohumeral, entrenamiento dinámico progresivo del manguito rotador, tanto concéntrico como excéntrico, con Teraband (amarillo-rojo) y pesos ligeros (máximo 1 kg.). Continuamos a su vez con la masoterapia cicatricial para evitar adherencias, además de con la enseñanza de ejercicios de estiramiento de pectoral mayor, pectoral menor y trapecio inferior, con el fin de mejorar la posición-postura escapula-torácica-flexión anterior de hombros.

Se pueden conducir automóviles y reiniciar actividades laborales con carga baja sobre el hombro. en este proceso, muy próximo ya a la recuperación. Pídenos más información sin compromiso. Nuestros traumatólogos en A Coruña están para ti.